Los Caballitos de La Virgen

Una actividad muy emotiva tomarse las fotos instantáneas en El Valle del Espíritu Santo, montado en su caballo, luciendo su sombrero mexicano, y teniendo con telón de fondo la imagen de la Virgen del Valle, de la Basílica, y diferentes paisajes del país

Son muchas las diversiones, y atracciones para grandes y chicos que a lo largo de los años han llegado a El Valle del Espíritu Santo, motivados por la celebración de Las Festividades en honor a Nuestra Virgen. Debido a la alta presencia de público, a la gran cantidad de visitantes de todas las edades que se acercan a ver a la Virgen del Valle. Muchos emprendedores, pequeños, y medianos comerciantes, gente trabajadora llegó a El Valle, para ofrecer sus servicios, sus productos, un juguete, una quincalla, un souvenir, dentro de esa gama de actividades llegan en un momento Los Caballitos.

Sí, los Caballitos de La Virgen, los cuales se ubicaron primero frente a las puertas de la Basílica, teniendo como telón de fondo la estructura de la hoy, Basílica Menor Nuestra Señora del Valle. Luego debido al boom, se les recomendó a los responsables de los Caballitos, moverlos a una parte lateral, cerca del hoy boulevard, en los alrededores de la Basílica. Allí los caballitos encontraron un espacio mayor para deleitar a los nativos y visitantes. Más comodidad para trabajar.

Estos caballitos, eran estructuras talladas de madera, simulando a los verdaderos equinos, fueron tan bien construidos, que presentaban cola natural, cuero real con lo cual eran forrados, casquillos, todo simulando un verdadero animal, bien acabados, que parecía un caballo de verdad. Los mismos eran colocados sobre una base de tabla, o metal, con ruedas que facilitaban el desplazamiento. Así los caballitos eran movidos al gusto de los pequeños clientes, bueno de los padres que sugerían aquí, allá. Hasta que se establecieron en frente a la plaza General en Jefe Santiago Mariño, seguían poseyendo las ruedas, pero eran movidos nada más que en el espacio delimitado.

Esa circunstancia hizo que se le colocaran al fondo como un backing con paisajes llaneros, motivos margariteños, y hasta una bella imagen, pintura de La Virgen, detrás del caballo, como telón de fondo, que hacían que todos se motivaran a montar los caballos, para hacerse las fotos instantáneas, verse a caballo, en plenas Fiestas del Valle, y en temporadas de vacaciones; era una gran novedad para chicos y grandes. Los niños disfrutaban al máximo esa fantasía, y formaban unos berrinches, cuando los padres decían que no se podía.

Los primeros caballitos llegaron a El Valle, de amigos procedentes de San Cristóbal, estado Táchira, y de Colombia; de gente que recorría todo el país, en cuanto ferias se realizaban. Luego la gente de aquí, los paisanos margariteños, observaron que podían hacerlos, que podían montarse en esa idea, eran aficionados, profesionales de la fotografía, y solo buscaban contar con unos caballos, un poco más pequeños, como los Caballitos de Aquiles Díaz, uno de los margariteños pioneros, vallero, luego vendrían los caballitos de Arcadio González, de Cayo, también vallero, y posteriormente la última generación de esos caballitos, los Caballos de Glem Velásquez. Fotógrafo que llegó a El Valle, y se casó con una vallera.

La señora Vicenta Cedeño, quien aprendió el arte de la fotografía, y ejercía las labores de tomar las fotos a los niños; sobre todo, ellos, los pequeños, quienes más se entusiasmaban. También se les hacían fotos a los adultos, a los jóvenes, a las parejas. Siempre con un sombrero mexicano. La presencia del sombrero mexicano en la trayectoria de Los Caballitos, en las fotografías instantáneas durante las Fiestas del Valle, tiene que ver, o guardar alguna relación con México, con alguna población de México. Ya que era muy común observar a los clientes, a las personas que se iban a tomar fotografías, colocarse su sombrero mexicano, o imitando los sombreros vistos en películas mexicanas.

Los Caballitos de La Virgen, los pocos que quedaron en El Valle, fueron arrastrados por las torrenciales torrenciales lluvias, que se producen en El Valle, cada cierto tiempo, cada 16, o 20 años. Un ciclo donde el riachuelo de El Valle se desborda y arrasa con todo lo que esté a su paso, sobre todo en los alrededores de la Basílica Menor. También han ido desapareciendo los Caballitos, que se trasladaban a las Fiestas Patronales que se celebraban en Margarita, por cuestiones de enfermedad, de salud, y por el fallecimiento de muchos pioneros de esta actividad.

Lo cierto es que era una gran emoción ir a El Valle, colocarse su sombrero mexicano, y tomarse las fotos montado en los caballitos de diferentes colores. Fotos instantáneas que, con la calidad de antes, muchas estarán en algún lugar especial de familiares y amigos.

Los Caballitos de la Virgen, fueron un gran atractivo de las anteriores Fiestas de La Virgen del Valle. De aquellos años cuando toda la familia visitaba El Valle, acudía a saludar a la Virgen, y se traían de recuerdo la bella fotografía, con la imagen de La Virgen del Valle, o con la Basílica Menor de fondo, montado en un flamante caballo.

SECCIONES FIJAS
El Fogon del comandante

Edición FEBRERO | MARZO 2024

GUÍA AUTOMOTRIZ

Edición FEBRERO | MARZO 2024

MAPA DE MARGARITA

Edición FEBRERO | MARZO 2024

SECRETOS INSULARES

Edición FEBRERO | MARZO 2024

MARGARITA ¡LA PERLA DEL CARIBE!

Edición FEBRERO | MARZO 2024

CHEGUACO

Edición FEBRERO | MARZO 2024

DESCUBRIENDO A MARGARITA

Edición FEBRERO | MARZO 2024

ARTÍCULOS
PROTAGONISTAS
Lcda. Milagros del Valle Hernández Salazar de Quilarque

“La Vocación De Educar Y Orientar Siempre Están Presentes”

Apóstol Daniel Landaeta

“Estoy Feliz De Haber Aceptado A Cristo Aquí En Margarita”

error: ¡¡El contenido está protegido !!